Follow us:

Hi, what are you looking for?

Español

Cómo bots inundan las redes sociales con propaganda pro EEUU que demoniza a China, Rusia e Irán

Dos estudios científicos muestran que muchas cuentas falsas están difundiendo desinformación pro EEUU en las redes sociales, demonizando a China, Rusia e Irán. El 90% de los bots que hablan de la guerra en Ucrania publican propaganda pro OTAN.

Bots pro US propaganda social media

(You can read this article in English here.)


Dos estudios publicados en agosto exponen cómo un gran número de cuentas falsas están difundiendo propaganda pro EEUU y pro OTAN en las redes sociales, mientras demonizan a los adversarios geopolíticos de Washington como China, Rusia e Irán.

Una investigación realizada por académicos en Australia encontró que más del 90% de las cuentas bots que publicaron en Twitter sobre la guerra subsidiara en Ucrania promovieron propaganda a favor de Ucrania, mientras que solo el 7% promovieron propaganda a favor de Rusia.

Otro informe de investigadores de la Universidad de Stanford en California y un notorio contratista del gobierno de EEUU llamado Graphika reveló una gran campaña de propaganda en las redes sociales “que usaba tácticas engañosas para promover narrativas pro Occidente en el Medio Oriente y Asia Central”.

El estudio detalló una “serie de campañas encubiertas” en las redes sociales, que difundían desinformación y noticias falsas de una manera que “avanzó consistentemente narrativas que promueven los intereses de Estados Unidos y sus aliados mientras se oponen a países como Rusia, China e Irán”.

Estas dos investigaciones son parte de un creciente cuerpo de evidencia que muestra cómo los gobiernos occidentales y sus aliados han explotado las redes sociales y las han convertido en armas en una nueva guerra fría.

El 90% de los bots que publican sobre Ucrania difunden propaganda antirrusa

Un estudio científico publicado por investigadores de la Universidad de Adelaida en Australia descubrió que, de los bots en Twitter que publican sobre la guerra subsidiaria en Ucrania, el 90,16% difunde propaganda a favor de Ucrania, mientras que solo el 6,8% difunde propaganda a favor de Rusia. (El 3,04% de los bots mostró lo que llamaron “comportamiento mixto”, publicando mensajes pro ucranianos y pro rusos a la vez.)

Los académicos, de la Facultad de Ciencias Matemáticas de la universidad, no pueden ser considerados prorrusos de ninguna manera. De hecho, dos de los coautores revelaron que su trabajo está financiado por el gobierno australiano.

Pero los académicos se propusieron investigar cómo “ambas partes en el conflicto ucraniano utilizan el entorno de información en línea para influir en la dinámica geopolítica e influir en la opinión pública”, y dejaron que los hechos hablaran por sí mismos.

Los investigadores analizaron más de 5,2 millones de tuits, retuits, tuits con citas y respuestas entre el 23 de febrero y el 8 de marzo que usaban los hashtags #(I)StandWithUkraine (“estoy con Ucrania” en español), #(I)StandWithRussia (“estoy con Rusia” en español), #(I)StandWithZelenskyy, #(I)StandWithPutin, #(I)SupportUkraine (“yo apoyo Ucrania” en español) o #(I)SupportRussia (“yo apoyo Rusia” en español). (Los académicos usaron las versiones #StandWithUkraine y #IStandWithUkraine, con y sin la “I”, que significa “yo” en inglés.)

Ukraine Russia bots graph

Descubrieron que la gran mayoría de los bots tuiteaban propaganda a favor de Ucrania, específicamente con el hashtag #StandWithUkraine (“estoy con Ucrania” en español).

El estudio señaló que la guerra subsidiaria en Ucrania “enfatiza el papel que juegan las redes sociales en la guerra moderna, con conflictos que ocurren tanto en el entorno físico como en el de la información”.

“Las redes sociales son una herramienta crítica en la guerra de la información”, escribieron los académicos.

Citaron otra investigación que encontró que el 19% de las interacciones generales en Twitter se dirigen desde bots a cuentas reales, la gran mayoría en forma de retweets (74%) y menciones (25%).

La revelación de una campaña de propaganda pro EEUU en las redes sociales

Un estudio separado también publicado en agosto ofreció más información sobre cómo las redes sociales se utilizan como armas para difundir propaganda pro Occidente.

Titulado “Unheard Voice: Evaluating five years of pro-Western covert influence operations” (“Voz no escuchada: evaluación de cinco años de operaciones de influencia encubierta pro Occidente” en español), el informe fue coescrito por el Observatorio de Internet de Stanford y una infame empresa de inteligencia llamada Graphika.

Graphika es conocido por colaborar estrechamente con el gobierno de EEUU, contratando al Pentágono, DARPA y el Comité de Inteligencia del Senado.

Dados sus vínculos con las agencias de inteligencia de EEUU, el papel de Graphika en este estudio podría verse como un ejemplo de lo que se llama un “limited hangout” (“hangout limitado”): brinda un poco de información sobre las actividades de guerra de la información de EEUU, mientras oculta la gran mayoría de sus operaciones.

Aunque tiene un alcance muy limitado y tiene claros sesgos, el documento muestra cómo las campañas de propaganda pro Occidente en las redes sociales acusan a China, Rusia e Irán de ser “imperialistas” mientras alaban al gobierno de EEUU.

Las operaciones de desinformación pro Occidente utilizaron principalmente Facebook, Instagram y WhatsApp (que son propiedad de Meta), así como YouTube, Twitter y Telegram.

Algunas de las cuentas falsas involucradas en la campaña de propaganda coordinada se hicieron pasar por “medios de comunicación independientes”, “analistas políticos” o “maestros”.

El Observatorio de Internet de Stanford y Graphika describieron sucintamente la operación como “Noticias falsas, caras falsas, seguidores falsos”.

Escribieron en el resumen ejecutivo de su informe (énfasis añadido):

Nuestra investigación conjunta encontró una red interconectada de cuentas en Twitter, Facebook, Instagram y otras cinco plataformas de redes sociales que usaban tácticas engañosas para promover narrativas pro Occidente en Medio Oriente y Asia Central. Los conjuntos de datos de las plataformas parecen cubrir una serie de campañas encubiertas durante un período de casi cinco años en lugar de una operación homogénea.

Estas campañas constantemente promovieron narrativas que promovían los intereses de Estados Unidos y sus aliados mientras se oponían a países como Rusia, China e Irán. Las cuentas criticaron duramente a Rusia en particular por la muerte de civiles inocentes y otras atrocidades que cometieron sus soldados en la búsqueda de las “ambiciones imperiales” del Kremlin tras su invasión de Ucrania en febrero de este año. Para promover esta y otras narrativas, las cuentas a veces compartían artículos de noticias de medios de comunicación financiados por el gobierno de EEUU, como Voice of America [Voz de América] y Radio Free Europe, y enlaces a sitios web patrocinados por el ejército de EEUU.

El documento explica que las cuentas de propaganda “crearon personas falsas con rostros generados por GAN, se hicieron pasar por medios de comunicación independientes, aprovecharon memes y videos cortos, intentaron iniciar campañas de hashtag y lanzaron peticiones en línea”.

El Observatorio de Internet de Stanford y Graphika describieron su investigación como “el caso más extenso de IO [operaciones de influencia] encubiertas pro Occidente en las redes sociales que han sido revisados ​​y analizados por investigadores de fuentes abiertas hasta la fecha”.

Las firmas reconocieron que, “Con pocas excepciones, el estudio de la IO moderna se ha centrado abrumadoramente en la actividad vinculada a” adversarios occidentales “en países como Rusia, China e Irán”.

Parte del lenguaje utilizado en el informe refleja el evidente sesgo de las empresas, que se refirieron despectivamente a China, Rusia e Irán como “regímenes autoritarios”.

Sin embargo, a pesar de las muchas limitaciones del estudio, el hecho de que fue coeditado por una universidad de élite y un notorio contratista del gobierno de EEUU vinculado a sus agencias de inteligencia hace que sea imposible negar que los gobierno occidentales están utilizando las redes sociales para difundir desinformación y librar una guerra de la información contra sus adversarios geopolíticos.

La propaganda en Asia Central acusa a China y Rusia de ‘imperialismo’ mientras elogia a EEUU

La investigación del Observatorio de Internet de Stanford y Graphika analizó la campaña de desinformación pro Occidente dividiendo su trabajo en tres regiones: Asia Central (principalmente en idioma ruso), Irán (en persa) y Medio Oriente (en árabe).

Aunque estas operaciones de propaganda pro Occidente se llevaron a cabo en diferentes idiomas, muchos de sus temas de conversación y tácticas se superpusieron.

La desinformación sobre Asia Central fue principalmente en ruso, aunque algunas cuentas se publicaron en idiomas de la región como el kazajo y el kirguís.

Además de usar Facebook, Instagram, WhatsApp, YouTube, Twitter y Telegram, la propaganda en Asia Central también empleó las aplicaciones de redes sociales rusas VKontakte (VK) y Odnoklassniki.

social media propaganda US Tajikistan

Propaganda pro EEUU sobre Asia Central

El informe encontró que la operación de desinformación implicó la creación de un “medio de comunicación falso” centrado en Asia Central llamado Intergazeta. “Copió repetidamente material de noticias con y sin crédito de fuentes occidentales y pro occidentales acreditadas en ruso, como Meduza.io y el Servicio Ruso de la BBC”.

Otras cuentas en la campaña de propaganda “copiaron o tradujeron contenido de entidades financiadas por Estados Unidos, como Radio Free Europe/Radio Liberty, y el noticiero kazajo independiente informburo.kz”.

También crearon peticiones utilizando la página web estadounidense Avaaz. Uno exigió que Kazajstán debería abandonar la Unión Económica Euroasiática (EEU) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), una alianza militar con Rusia.

Otra petición pidió a Kirguistán que minimice la influencia china. Y dos más insistieron en que Kazajstán debería prohibir los canales de televisión rusos.

social media propaganda petitions Kazah ban Russian TV

Peticiones falsas en las redes sociales llaman a prohibir la televisión rusa en Kazajistán

La red de desinformación de Asia Central acusó a Rusia y China de “imperialismo”, mientras difundía constantemente propaganda a favor de Estados Unidos.

Las cuentas falsas demonizaron a Rusia por su invasión de Ucrania, su intervención militar en Siria y su asociación de seguridad con varias naciones africanas.

El Observatorio de Internet de Stanford y el informe de Graphika señalaron que la operación de desinformación también “se concentró en China y el tratamiento de las minorías musulmanas chinas, en particular los uigures en la provincia de Xinjiang”.

Las cuentas falsas acusaron a China de “genocidio” contra su minoría uigur y difundieron noticias falsas que alegaban que Beijing extirpaba los órganos de los musulmanes.

social media propaganda China Uyghurs organs

Las cuentas falsas difunden noticias falsas sobre China y los uigures musulmanes

Red de propaganda contra Irán en idioma persa

El informe identificó otra red de propaganda centrada en Afganistán. Estas cuentas falsas atacaron a Irán y lo acusaron de tener demasiada influencia en el país vecino. Para hacerlo, publicaron desinformación de sitios web respaldados por el ejército estadounidense.

Esta propaganda incluía noticias falsas extravagantes, alegando, por ejemplo, que Irán está traficando con los órganos de los refugiados afganos, o afirmando que Teherán supuestamente está obligando a los refugiados afganos a luchar en las milicias en Siria y Yemen.

social media propaganda Iran Afghan refugees organs

Al igual que la operación de desinformación centrada en Asia Central, esta red anti-Irán incluía “cuentas que afirmaban ser medios de comunicación independientes, [que] compartían medios en idioma persa financiados por EEUU”, de medios de propaganda estatales de EEUU como la Radio Farda de Radio Free Europe/Radio Liberty y VOA Farsi.

Las cuentas falsas también compartían “contenido de fuentes vinculadas al ejército estadounidense”, como páginas web patrocinados por el Comando Central de EEUU (CENTCOM).

Y volvieron a publicar material de Iran International, un medio de propaganda anti-iraní que tiene sede en Reino Unido y es financiado por la monarquía saudita.

El Observatorio de Internet de Stanford y Graphika escribieron que esta campaña de propaganda era “crítica del gobierno iraní y, a menudo, usaba un tono sarcástico para burlarse de los medios estatales iraníes y otras partes del aparato estatal”.

Algunas de las cuentas falsas interactuaron con iraníes reales en Twitter, tratando de involucrar a personas reales en la operación.

Hicieron hincapié en los ataques a la política exterior de Teherán. El informe señaló: “Las cuentas antigubernamentales criticaron las políticas nacionales e internacionales de Irán y destacaron cómo las costosas intervenciones internacionales del gobierno socavaron su capacidad para cuidar a sus ciudadanos”.

Las cuentas falsas criticaron a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), demonizaron a los grupos de resistencia como Hezbolá y Hamas, y condenaron a Irán por su alianza política con Rusia.

social media propaganda anti Iran IRGC cartoon

Red de propaganda en Oriente Medio en árabe

Otra campaña de desinformación identificada en el informe del Stanford Internet Observatory y Graphika se centró en difundir propaganda en árabe relacionada con Irak, Siria, Líbano y Yemen.

Estas cuentas falsas afirmaban que Irán tenía demasiada influencia en la región. Demonizaron al grupo revolucionario de Yemen Ansarallah (también conocido como el movimiento Houthi) y atacaron la política exterior de Rusia.

El informe señaló que algunas “cuentas en Twitter se hicieron pasar por activistas iraquíes para acusar a Irán de amenazar la seguridad del agua de Irak e inundar el país con metanfetamina”.

“Otros activos destacaron las minas terrestres plantadas por los hutíes que mataron a civiles y promovieron acusaciones de que la invasión de Ucrania por parte de Rusia conduciría a una crisis alimentaria mundial”, agregó.

social media propaganda Iran Iraq disease

Algunas de las cuentas se hicieron pasar falsamente por iraquíes y compararon a Irán con una “enfermedad” que destruye Irak.

Al mismo tiempo, demonizaron a las milicias chiítas iraquíes y las retrataron como títeres de Teherán.

La campaña de propaganda acusó a Irán de un “proyecto imperialista en Medio Oriente”.

El informe señaló que esta operación de desinformación también “amplificó la narrativa de que el presidente ruso, Vladimir Putin, planeó inducir una crisis alimentaria mundial que golpearía más duramente a los países menos desarrollados económicamente”.

Al mismo tiempo, las cuentas falsas elogiaron a Estados Unidos y, en particular, a su brazo de poder suave USAID.

Parte de la red de desinformación incluso difundió propaganda alabando a los soldados estadounidenses que están ocupando ilegalmente el territorio sirio.

social media propaganda US soldiers Syria

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related stories

Economy

The Federal Reserve Bank of St. Louis published a jaw-droppingly misleading graph that portrays China as spending more on its military than the US....

Economy

BRICS is "developing a fairer system of monetary exchange" to challenge the "dominance of the dollar", South Africa revealed. Saudi Arabia is considering selling...

Eurasia

While the US and NATO wage a proxy war against Russia in Ukraine, military strategists and pundits in Washington have set their sights on...

Opinion

Elias Jabbour argues that Western scholars turn Marx upside down in analysis of China, failing to see how it is developing a new socio-economic...