Follow us:

Hi, what are you looking for?

Español

Cómo China fortaleció la seguridad alimentaria y luchó contra la pobreza con cooperativas financiadas por el estado

El mundo enfrenta una crisis alimentaria debido a la guerra, las sanciones y la inflación. China ha demostrado cómo fortalecer la soberanía alimentaria, mientras lucha contra la pobreza, con cooperativas agrícolas financiadas por el estado, restricciones contra el desperdicio y la inversión en tecnología.

China food agriculture farm Yunnan province
A farm in China's southern Yunnan province

(You can read this article in English here.)


La pandemia del Covid-19, la consiguiente crisis de la cadena de suministro y las altas tasas de inflación en todo el mundo han provocado un aumento de los precios de los alimentos y la posibilidad de hambruna.

Estos problemas entrelazados en cascada han empujado a los gobiernos a priorizar la autosuficiencia económica y la seguridad alimentaria.

China está liderando el camino en esta lucha. Beijing ha demostrado cómo fortalecer la soberanía alimentaria, y al mismo tiempo combatir la pobreza, con un enfoque múltiple que combina cooperativas agrícolas financiadas por el estado, almacenamiento de alimentos básicos, medidas contra el desperdicio e inversión gubernamental en nuevas tecnologías.

Mientras Naciones Unidas advierte sobre “el espectro de una escasez mundial de alimentos”, el gobierno chino ha proporcionado a los países un modelo alternativo para satisfacer las necesidades de su gente.

China alimenta con éxito a su gente durante los confinamientos por Covid-19

Al comienzo de la pandemia de Covid-19, el 24 de febrero de 2020, el presidente chino Xi Jinping dio un discurso sobre la seguridad alimentaria, en el que describió una serie de pasos a corto y largo plazo que garantizarían un suministro estable de alimentos para la ciudad de Wuhan.

En ese momento, Wuhan estaba bajo un confinamiento duro. Abordar la seguridad alimentaria era fundamental.

El programa del estado tuvo éxito. Aunque hubo algunos problemas con la entrega, nadie pasó hambre durante este aislamiento. El gobierno logró alimentar a decenas de millones de personas.

La estrategia utilizada en Wuhan se repitió más tarde en la pandemia. Cuando ciudades como Xi’an o Shanghai enfrentaron confinamientos, los funcionarios locales crearon redes de apoyo similares para garantizar que sus decenas de millones de residentes tuvieran suministros de alimentos estables.

Si bien más de 1 millón de personas han muerto a causa del virus solo en Estados Unidos, la política de cero covid de Beijing ha salvado innumerables vidas. Y tuvo el beneficio adicional de fortalecer la soberanía alimentaria de China en un momento en que el mundo estaba al borde de una crisis global.

Las sanciones occidentales y la guerra de Ucrania empeoran la crisis alimentaria mundial

La guerra subidiaria en Ucrania y las devastadoras sanciones occidentales impuestas a Rusia han generado preocupaciones sobre el suministro mundial de alimentos. A finales de 2021, Rusia y Ucrania eran responsables de casi el 30% de las exportaciones mundiales de trigo.

Las sanciones han creado un obstáculo significativo para las exportaciones agrícolas, ya que los compradores que intentan pagar o facilitar el pago a las empresas rusas temen ser sancionados. Además, los combates han cerrado muchos puertos utilizados para la exportación en Ucrania.

Esto ha llevado a Naciones Unidas y otras instituciones internacionales a advertir que, tan pronto como a fines de 2022 y principios de 2023, podría haber escasez de alimentos e incluso hambrunas entre las naciones más pobres del mundo, mientras que los precios de los alimentos se disparan y se vuelven cada vez más inasequibles en las naciones más ricas.

Estas crecientes crisis han hecho que la comprensión de la política de soberanía alimentaria de China sea aún más relevante.

Los éxitos de la seguridad alimentaria en China

China ha visto la seguridad alimentaria como un objetivo esencial durante gran parte de su historia. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación señala que la nación asiática tiene solo el 10 por ciento de la tierra cultivable del mundo y, sin embargo, puede alimentar a su propia población, que representa el 20 por ciento de la población mundial y produce aproximadamente el 25 por ciento de los cereales del mundo.

En teoría, una crisis global tan desalentadora de producción de alimentos podría ser una amenaza existencial para China. Tiene una enorme población con escasa tierra cultivable y enfrenta la posibilidad de que un virus pueda afectar la capacidad de los obreros para realizar trabajos agrícolas, mientras que una crisis alimentaria externa podría obstaculizar la capacidad del estado para importar suministros.

Sin embargo, a pesar de estos factores materiales, existe una probabilidad relativamente baja de que China enfrente una crisis alimentaria de este tipo. ¿Cómo es esto posible?

Mucho antes de que comenzara la pandemia, Xi Jinping hizo un llamado de atención: “Los chinos deberían sostener sus tazones de arroz con firmeza en sus propias manos, con granos producidos principalmente por ellos mismos”.

Esta cita fue un claro llamado a la autosuficiencia alimentaria, exactamente el tipo de política que el Banco Mundial, dominado por Estados Unidos, ha tratado de restringir en gran parte del Sur Global.

Basado en su modelo de socialismo con características chinas, Beijing ha seguido un camino de desarrollo que ha logrado avances objetivos en seguridad alimentaria, para gran disgusto de instituciones financieras neoliberales como el Banco Mundial.

De 2003 a 2013, la producción de cereales en China aumentó aproximadamente un 50 por ciento, de 400 millones de toneladas al año a 600 millones de toneladas al año.

La República Popular de China ha logrado estos enormes avances en la seguridad alimentaria en parte porque es el mayor subsidiario agrícola del planeta. Esto ha llevado a los ataques de Estados Unidos, a través de la Organización Mundial del Comercio, que se opone a los subsidios agrícolas de Beijing.

Los notables logros de China en la producción agrícola pueden resultar desconcertantes para algunos. El subsidio no es exclusivo de China; de hecho, también es una característica común de las prácticas agrícolas capitalistas.

Sin embargo, existen claras diferencias cualitativas en las prácticas agrícolas chinas que muestran aún más cómo ha logrado un progreso tan rotundo.

El programa cooperativo agrícola financiado por el estado de China

La agricultura de China todavía está organizada de manera significativa sobre la base de la agricultura cooperativa. Casi la mitad de las fincas son cooperativas agrícolas, de las cuales más de 2,2 millones están registradas legalmente.

Cuando el presidente Xi llegó al poder en 2013, trajo de vuelta un sistema de cooperativas estatales de la era de Mao Zedong para ayudar a combatir la pobreza en las zonas rurales mientras aumentaba la producción agrícola.

Entre 2013 y 2019, el gobierno chino reconstruyó más de 10.000 cooperativas de comercialización y suministro primario (SMC), informó el South China Morning Post.

Había casi 32.000 SMC en toda China a partir de 2019, en el 95 por ciento de las ciudades del país – un aumento asombroso de solo el 50 por ciento en 2013.

El South China Morning Post resumió: “Expandir esa red es una característica clave del plan de Xi para revitalizar el campo, donde el Partido Comunista de China tiene sus raíces, y cumplir su promesa de sacar a millones de personas de la pobreza y reducir la brecha de ingresos entre habitantes rurales y urbanos”.

Los resultados de este programa han sido asombrosos. La agricultura cooperativa apoyada por el estado ha logrado revitalizar las comunidades.

Este programa agrícola fue una parte esencial de cómo Beijing sacó a más de 800 millones de personas de la pobreza extrema.

El gobierno chino también ha dirigido sus políticas a intentar reducir la desigualdad entre las zonas urbanas y rurales.

Dos Seguros y Tres Garantías

Gran parte de este marco de seguridad alimentaria sería difícil de replicar sin dos elementos clave de la construcción socialista de China: la propiedad estatal de la tierra y los planes económicos quinquenales.

De hecho, la “seguridad alimentaria y energética” es una de las cinco categorías principales enumeradas en el 14º plan quinquenal de Beijing.

Además, el estado socialista tiene una política de “Dos Seguros y Tres Garantías”, que el gobierno describe como “garantías de alimentación y vestimenta adecuadas, y garantías de acceso a la educación obligatoria, servicios médicos básicos y vivienda segura para los residentes rurales empobrecidos”.

China two assurances three guarantees

Como resultado, Beijing ha tomado medidas concretas para garantizar que el público esté preparado para el tipo de crisis alimentaria que se está desarrollando en el mundo.

El gobierno chino también se ha asegurado durante mucho tiempo de tener reservas agrícolas adecuadas para capear una crisis. Los informes indican que Beijing ha almacenado suficiente arroz y trigo para sostener a todo el país durante al menos 18 meses, en caso de una crisis extrema.

En la segunda mitad de 2020, el primer año de la pandemia de Covid-19, cuando el virus no existía en China, el Partido Comunista aprobó leyes que exigían a los gobiernos locales y estatales tener reservas adecuadas de alimentos básicos y aceites para cocinar.

Estas leyes estipulan que los granos y los aceites deben liberarse en caso de desastres, alteraciones significativas de los precios u otras grandes emergencias.

Restricciones del desperdicio de alimentos e inversión estatal en tecnología

Al mismo tiempo, el estado chino ha tomado medidas para garantizar que se reduzca el desperdicio de alimentos, que se respalden los esfuerzos para innovar en su tecnología de producción de alimentos y que se proteja a los trabajadores que son esenciales en el proceso de entrega de alimentos.

Beijing aprobó leyes sobre el desperdicio de alimentos que imponen sanciones a los restaurantes y las empresas comerciales de alimentos que incurran en un comportamiento derrochador.

China también ha invertido sistemáticamente en nuevas tecnologías agrícolas, como CRISPR. Beijing ha adoptado la tecnología para sus propias condiciones materiales, incluso ha encontrado formas de cultivar arroz tolerante al agua salada, para garantizar que el aumento del nivel del mar no afecte los rendimientos en la agricultura.

Todo esto es parte de un proceso impulsado por el estado, para garantizar que se mantenga la seguridad alimentaria.

Incluso los medios corporativos estadounidenses como Bloomberg han admitido a regañadientes que China se está convirtiendo rápidamente en un líder mundial en biotecnología.

Guerra popular contra el Covid-19, el hambre y la pobreza

La República Popular de China también ha ampliado los sindicatos a trabajadores comerciales de alimentos y repartidores, para aplicaciones populares como Didi y Meituan, para asegurarse de que los trabajadores tengan salarios más altos y mejores condiciones.

Todo esto ha sido parte de lo que Beijing llama su “Guerra Popular contra el Covid-19”, en la que los sindicatos, las instituciones sociales no gubernamentales y los organismos estatales trabajan juntos para combatir colectivamente el virus.

De manera similar, China está creando un marco para librar una guerra popular contra el hambre y la inseguridad alimentaria.

El sistema socialista chino produce resultados. Utiliza el poder estatal para organizar a la gente, mide las condiciones materiales para determinar las necesidades a largo plazo y satisfacerlas. Tiene éxito en estos objetivos donde otros sistemas políticos están fallando.

Estados Unidos no está preparado para el desastre de la crisis alimentaria

El contraste con el sistema estadounidense es llamativo.

Washington ayudó a fomentar la crisis alimentaria en primer lugar, con sanciones draconianas que dificultarán que los países pobres compren trigo y fertilizantes.

Los precios de los alimentos están aumentando rápidamente dentro de Estados Unidos, debido a una combinación de inflación general y el aumento de precios intencional por parte de las grandes corporaciones.

Los ciclos de crecimiento de los cultivos han tenido un mal comienzo en 2022, con la producción agrícola de EEUU rezagada con respecto a su promedio de cinco años en los objetivos de siembra.

El transporte de mercancías también se ha vuelto más precario, ya que las duras condiciones de trabajo han provocado una escasez significativa de camioneros, lo que eleva aún más los precios para los consumidores, ya que los retrasos se vuelven más comunes para muchas mercancías.

Los agricultores de Estados Unidos han dado la voz de alarma sobre la posibilidad de problemas graves en la seguridad alimentaria.

Mientras tanto, el Congreso y los líderes políticos de EEUU no han logrado crear una estrategia a largo plazo para abordar las necesidades internas de seguridad alimentaria. En cambio, han propuesto un plan de ayuda alimentaria al azar que, según los expertos, no distribuye sumas de dinero adecuadas.

En un comentario revelador en la sede de la OTAN en marzo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, admitió: “Con respecto a la escasez de alimentos, sí, hablamos sobre la escasez de alimentos. Y va a ser real. El precio de estas sanciones no solo se impone a Rusia, también se impone a una gran cantidad de países, incluidos los países europeos y nuestro país también”.

Todo indica que se avecina una crisis alimentaria. Y a diferencia de los líderes de las naciones capitalistas, la dirección del Partido Comunista de China ha utilizado la previsión, la planificación a largo plazo y los métodos de construcción socialista para prepararse.

De la misma manera que la República Popular China manejó con éxito el Covid-19, se está preparando para capear la crisis a nivel nacional – mientras sigue mostrando solidaridad internacional en el exterior.

A medida que surja esta crisis, no olvidemos que el liderazgo socialista en China fue responsable de garantizar que su pueblo estuviera protegido y que tomó medidas concretas para garantizar que su pueblo estuviera a salvo, mientras que el liderazgo de los países capitalistas dejó morir a su pueblo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related stories

Economy

The Federal Reserve Bank of St. Louis published a jaw-droppingly misleading graph that portrays China as spending more on its military than the US....

Economy

BRICS is "developing a fairer system of monetary exchange" to challenge the "dominance of the dollar", South Africa revealed. Saudi Arabia is considering selling...

Eurasia

While the US and NATO wage a proxy war against Russia in Ukraine, military strategists and pundits in Washington have set their sights on...

Opinion

Elias Jabbour argues that Western scholars turn Marx upside down in analysis of China, failing to see how it is developing a new socio-economic...