Follow us:

Hi, what are you looking for?

Español

EEUU sabía que la expansión de la OTAN a Ucrania obligaría a Rusia a intervenir

El ex embajador de EEUU en Rusia, William Burns, actual director de la CIA, admitió en un documento secreto en 2008 que la expansión de la OTAN a Ucrania cruza las “líneas rojas” de seguridad de Moscú y “podría dividir el país en dos, lo que provocaría violencia o incluso, algunos afirman, una guerra civil, lo que obligaría a Rusia a decidir si interviene”.

Russian soldiers tank flag Tass
Russian troops (Photo credit: TASS / public domain)

(You can read this article in English here.)


Altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos sabían desde 2008 que Rusia consideraba la posibilidad de agregar a Ucrania a la OTAN como una “amenaza militar” grave, que cruza las “líneas rojas” de seguridad de Moscú y podría obligarlo a intervenir.

Sin embargo, los líderes occidentales continuaron insistiendo en que Ucrania se uniría a la alianza militar liderada por EEUU, hasta que Rusia intervino en febrero de 2022.

En la cumbre anual de la OTAN en 2008, la administración estadounidense de George W. Bush pidió públicamente agregar a Ucrania y Georgia a la alianza militar. El secretario general de la OTAN declaró que los dos países, ambos vecinos de Rusia, eventualmente se convertirían en miembros.

Pero en privado, los diplomáticos estadounidenses sabían que esta medida sería vista como una amenaza existencial por parte de Moscú, y podría provocar una intervención militar rusa en Ucrania.

El ex embajador de EEUU en Rusia, William J. Burns, quien ahora es director de la CIA, advirtió en un documento de la embajada en febrero de 2008 que Ucrania constituía una “línea roja” de seguridad para Moscú.

WikiLeaks Ukraine NATO Russia intervene William Burns

El cablegrama confidencial del Departamento de Estado se titulaba “Nyet significa Nyet: las líneas rojas de Rusia de la expansión de la OTAN” (“nyet” significa “no” en ruso).

Burns advirtió que el tema de la membresía en la OTAN para Ucrania “podría potencialmente dividir el país en dos, lo que llevaría a la violencia o incluso, según algunos, a una guerra civil, lo que obligaría a Rusia a decidir si interviene”.

WikiLeaks Ukraine NATO Russia William Burns

Burns escribió que el Ministro de Relaciones Exteriores Sergey “Lavrov enfatizó que Rusia estaba convencida de que la expansión [de la OTAN] no se basó en razones de seguridad, sino que fue un legado de la Guerra Fría”.

El ex embajador de EEUU en Rusia y actual director de la CIA publicó un análisis profético que presagiaría las acciones de Moscú en 2022:

Las aspiraciones de Ucrania y Georgia para unirse a la OTAN no solo tocan un nervio sensible en Rusia, sino que generan serias preocupaciones sobre las consecuencias para la estabilidad en la región. Rusia no solo percibe el envolvimiento y los esfuerzos para socavar la influencia de Rusia en la región, sino que también teme consecuencias impredecibles e incontroladas que afectarían seriamente los intereses de seguridad rusos. Los expertos nos dicen que Rusia está particularmente preocupada de que las fuertes divisiones en Ucrania sobre la membresía en la OTAN, con gran parte de la comunidad étnica rusa en contra de la membresía, puedan conducir a una división importante, involucrando violencia o, en el peor de los casos, hasta una guerra civil. En esa eventualidad, Rusia tendría que decidir si interviene; una decisión que Rusia no quiere tener que afrontar.

Las advertencias de Burns se hicieron realidad solo unos años después.

La injerencia de EEUU desata una guerra civil en Ucrania y desestabiliza al vecino de Rusia

Precisamente este tipo de violencia interna estalló en Ucrania, después de un golpe de estado patrocinado por Estados Unidos en 2014 que derrocó a un gobierno elegido democráticamente, el cual había mantenido una política exterior relativamente neutral, equilibrada entre Rusia y Occidente. En su lugar, Washington instaló un régimen firmemente pro occidental y anti ruso.

En respuesta al golpe de estado de 2014, los ucranianos rusohablantes en la región oriental del Donbas se rebelaron contra el gobierno golpista de Kiev, al que denunciaron como un régimen títere de Occidente.

Activistas independentistas declararon la creación de dos nuevos estados autónomos, las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Desde entonces, el gobierno ucraniano, con apoyo militar y armas de las potencias occidentales, ha librado una guerra brutal contra estas repúblicas disidentes en el Donbas.

Miles de ucranianos han sido asesinados, y cientos de miles más han sido desplazados. Ucrania, que comparte una enorme frontera de 2300 kilómetros con Rusia, se ha visto sacudida por la violencia y la inestabilidad desde el golpe de estado de 2014 – y esta agitación constante ha tenido efectos significativos dentro de Rusia, especialmente en el aspecto económico.

Este era precisamente el escenario de guerra civil sobre el que Burns había advertido en 2008.

El 21 de febrero de 2022, Rusia reconoció oficialmente a Donetsk y Lugansk como estados independientes. Luego, el 24 de febrero, Moscú lanzó una intervención militar en Ucrania, que dijo tenía como objetivo “desmilitarizar” y “desnazificar” el país.

El objetivo de Rusia es obligar a Ucrania a mantener la neutralidad política, evitando que sea un puesto militar de Occidente que pueda amenazar a Rusia en su frontera, potencialmente con armas nucleares.

Mientras que los gobiernos y los medios de comunicación occidentales representaron la intervención rusa como la decisión de un supuesto loco, los documentos internos de la embajada de EEUU mostraron que Washington sabía desde 2008 que su impulso para expandir la OTAN a Ucrania resultaría exactamente en este resultado: obligar a Rusia a intervenir.

El mundo solo sabe esto gracias al medio periodístico independiente Wikileaks, que publicó el cablegrama del Departamento de Estado de William Burns, que fue previamente clasificado, y compartió su advertencia profética en Twitter.

Rusia pide garantías de seguridad respetando sus ‘líneas rojas’; EEUU y la OTAN las rechazan

En cada etapa previa a la intervención militar rusa en Ucrania en febrero de 2022, Estados Unidos y su alianza de la OTAN se negaron a otorgar concesiones sustanciales a Moscú, saboteando todos los intentos serios de buscar una solución diplomática a la crisis.

Desde que firmó el acuerdo de Minsk II en 2015, bajo la supervisión de Alemania y Francia, el gobierno ucraniano ha sido obligado legalmente a cesar las hostilidades contra el Donbas y crear un sistema descentralizado que garantice la autonomía para Donetsk y Lugansk.

Pero Ucrania se negó rotundamente a cumplir con el Minsk II, y sus patrocinadores occidentales no hicieron nada para salvar el acuerdo diplomático.

Entonces, en diciembre de 2021, la Federación Rusa envió a EEUU y la OTAN una serie de solicitudes de garantías de seguridad. La principal de ellas fue la demanda de que la alianza militar no debe admitir a Ucrania y Georgia.

Moscú dijo que la membresía de la OTAN para Ucrania y Georgia constituía una “línea roja” de seguridad – recordando el lenguaje que el embajador William Burns había usado en su cablegrama de la embajada estadounidense de 2008.

Para Rusia como país, independientemente de quién sea el presidente y de la ideología política del Kremlin, la posibilidad de que Ucrania y Georgia se unan a la OTAN representa una amenaza de seguridad existencial, dado que ambas naciones, que eran ex repúblicas de la Unión Soviética, están en la frontera con Rusia en puntos geoestratégicos.

Cuando la Alemania nazi invadió la URSS en su Operación Barbarroja de 1941, atravesó y ocupó la Ucrania soviética para tratar de cortar el acceso de Moscú al Mar Negro y al Cáucaso, de separar las ciudades del sur como Stalingrado y de rodear el corazón de Rusia.

En su solicitud de diciembre de 2021, la Federación Rusa insistió en que EEUU y la OTAN deben responder a su demanda de garantías de seguridad con declaraciones escritas que son jurídicamente vinculantes.

Moscú enfatizó que cualquier acuerdo tenía que estar por escrito precisamente porque la OTAN tiene un historial de mentiras.

En 1990, EEUU, Reino Unido y Francia prometieron repetidamente a la Unión Soviética que no expandirían la OTAN “ni una pulgada hacia el este” después de la reunificación de Alemania.

Este es un hecho histórico innegable, confirmado por numerosos documentos internos de los gobiernos occidentales.

Pero la OTAN luego rompió esa promesa, y no una o dos veces, sino 14 veces. Todos los 14 nuevos estados miembros que admitió están al este de Alemania, y muchos habían sido previamente aliados soviéticos en la antigua alianza de seguridad de Moscú, el Pacto de Varsovia.

NATO expansion map

Un mapa de la expansión de la OTAN

La OTAN ha rodeado militarmente a Rusia cada vez más.

Estonia y Letonia, ex repúblicas de la Unión Soviética, ya son estados miembros de la OTAN directamente en la frontera con Rusia.

De hecho, los ejércitos occidentales, incluidos los de Reino Unido y Francia, estaban utilizando Estonia para realizar ejercicios militares de la OTAN a solo 100 kilómetros de la frontera con Rusia a fines de 2021 y principios de 2022, en el punto álgido de la crisis en Ucrania.

Al fin y al cabo, Estados Unidos y la OTAN ignoraron la solicitud de garantías para la seguridad de Rusia de diciembre de 2021. Las copias filtradas de sus respuestas escritas, que habían pedido que se mantuvieran secretas, muestran que se negaron a otorgar a Moscú concesiones significativas, y ambos insistieron en que Ucrania podría e incluso debería unirse algún día a la OTAN. (La respuesta de la OTAN fue particularmente agresiva e irrespetuosa.)

En un discurso en la Conferencia de Seguridad de Munich el 19 de febrero de 2022, el secretario general belicoso de la alianza militar occidental, Jens Stoltenberg, amenazó que “si el objetivo del Kremlin es tener menos OTAN en las fronteras de Rusia, solo obtendrá más OTAN”.

En lugar de respetar las líneas rojas de seguridad de Rusia, EEUU y varios países europeos intensificaron aún más la situación al enviar miles de millones de dólares más en armas a Ucrania.

Criticando un despliegue de tropas rusas dentro de su propio territorio, cerca de su frontera con Ucrania, varios gobiernos occidentales también desplegaron más soldados en la región, aumentando las tensiones.

Durante todo el tiempo, la OTAN se representó a sí misma como una alianza “defensiva” angelical e inocente. Pero Rusia entiende lo mucho que está en juego, viendo claramente las consecuencias de las guerras destructivas de la OTAN en Yugoslavia – que disolvió y balcanizó el país – en Afganistán y en Libia – que convirtió al que había sido el país más próspero de África en un estado fallido con mercados de esclavos al aire libre.

EEUU pide que Ucrania y Georgia se unan a la OTAN, y organiza un golpe de estado en 2014

La crisis de 2022 en Ucrania tiene sus raíces en la cumbre de la OTAN en Bucarest, Rumania en 2008, cuando la administración de George W. Bush pidió públicamente agregar a Ucrania y Georgia a la alianza militar liderada por Estados Unidos.

Había divisiones internas dentro de la OTAN, y algunos miembros, como Alemania y Francia, se sentían incómodos con la posibilidad. Pero el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, declaró que Ucrania y Georgia eventualmente “serán naciones miembros”.

El presidente de Ucrania en ese momento era Viktor Yushchenko, un político pro occidental, y respaldado por Estados Unidos, que apoyaba la membresía en la OTAN.

Pero en las elecciones presidenciales de 2010, el pueblo ucraniano votó por un nuevo líder que prometía una política exterior más equilibrada, Viktor Yanukovych.

Los medios de comunicación occidentales suelen referirse a Yanukovych como “pro ruso”, pero en realidad trató de mantener a Ucrania neutral, a veces aliándose con Occidente y a veces aliándose con Moscú.

Para Washington y Bruselas, sin embargo, Yanukovych era demasiado independiente. Entonces, en 2014, Estados Unidos patrocinó un golpe de estado para derrocar al presidente elegido democráticamente.

Los extremistas de la derecha y los neonazis jugaron un papel clave como el músculo violento detrás de este golpe.

Mientras tanto, entre bastidores, los altos diplomáticos estadounidenses como el halcón anti ruso Victoria Nuland estaban conspirando con políticos ucranianos pro occidentales para crear un régimen títere justo en las fronteras de Rusia.

Una grabación telefónica filtrada de 2014 muestra que Nuland y otros funcionarios estadounidenses habían elegido personalmente a los altos funcionarios que dirigirían el gobierno de Ucrania después del golpe de estado.

La administración de Joe Biden recuperó a Nuland en 2021, y la nombró tercera al mando del Departamento de Estado, donde ayudó a crear la política de EEUU hacia Rusia, impulsando una estrategia extremadamente agresiva.

Nuland es una figura clave en los círculos neoconservadores en Washington. Antes de ayudar a dirigir el Departamentos de Estado de Obama y Biden, Nuland fue la principal asesora de política exterior del vicepresidente Dick Cheney entre 2003 y 2005, durante la guerra en Irak.

El mentor de Nuland, Cheney ha dejado claro que Estados Unidos nunca tolerará un gobierno fuerte e independiente en Moscú. Cheney buscó dividir a la propia Rusia después del derrocamiento de la Unión Soviética.

En 1992, el Pentágono redactó una nueva estrategia beligerante de defensa estadounidense, supervisada por un aliado neoconservador de Nuland y Cheney, Paul Wolfowitz. Declaró claramente que el “primer objetivo de Washington es evitar el resurgimiento de un nuevo rival… disuadiendo a los competidores potenciales de aspirar a un papel regional o global más grande”.

La mentalidad de juego de suma cero detrás de esta llamada Doctrina Wolfowitz, que insiste en que el imperio estadounidense debe gobernar el mundo sin ninguna oposición, y que se niega a aceptar la posibilidad de que Rusia tenga sus propios intereses de seguridad, aún sostiene la política exterior de Washington hasta el día de hoy.

La estrategia de “máxima presión” de Estados Unidos contra Moscú que esta doctrina imperial ha inspirado, bajo el liderazgo de los halcones anti rusos como Nuland, ayudó a provocar exactamente lo que advirtió el embajador William Burns en 2008: una intervención militar rusa en Ucrania.

1 Comment

1 Comment

  1. Christian

    2022-03-09 at 17:11

    Está bien chido el artículo, Benjamín. Gracias por la información. Patria o muerte, venceremos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related stories

Eurasia

Prominent French intellectual Emmanuel Todd argues the Ukraine proxy war is the start of WWIII, and is "existential" for both Russia and the US...

Español

Varios líderes en Europa están enojados porque Estados Unidos se está aprovechando de la guerra en Ucrania. Las economías europeas padecen alta inflación y...

Español

El exembajador de Francia en Estados Unidos, Gérard Araud, criticó a Washington por violar el derecho internacional y dijo que su llamado "orden basado...

Español

El principal funcionario de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, admitió que la nueva guerra fría de Occidente contra China y Rusia...